Connect with us

Ciencia

Megalodón comió lo que quiso, incluso otros depredadores

Published

on

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) – Una nueva investigación de Princeton muestra que los tiburones megadentados prehistóricos, los más grandes que jamás hayan existido, eran depredadores máximos en el nivel más alto jamás medido.

Los tiburones megadientes obtienen su nombre de sus enormes dientes, cada uno de los cuales puede ser más grande que una mano humana. El grupo incluye Megalodon, el tiburón más grande que jamás haya existido, así como varias especies relacionadas.

Si bien los tiburones de un tipo u otro han existido desde mucho antes que los dinosaurios, durante más de 400 millones de años, estos tiburones megadentados evolucionaron después de que los dinosaurios se extinguieron y gobernaron los mares hasta hace solo 3 millones de años.

«Estamos acostumbrados a pensar en las especies más grandes (ballenas azules, tiburones ballena, incluso elefantes y diplodocos) como filtradores o herbívoros, no como depredadores», dijo en un comunicado Emma Kast, graduada en geociencias Y primer autor de un nuevo estudio publicado en Science Advances. «Pero Megalodon y los otros tiburones megadentados eran carnívoros realmente enormes que se comían a otros depredadores, y Meg se extinguió hace solo unos pocos millones de años».

Su asesor Danny Sigman, profesor de ciencias geológicas y geofísicas de Dusenbury en Princeton, agregó: «Si Megalodon existiera en el océano moderno, cambiaría por completo la interacción de los humanos con el medio ambiente marino».

Un equipo de investigadores de Princeton ha descubierto pruebas claras de que Megalodon y algunos de sus antepasados se encontraban en el peldaño más alto de la cadena alimentaria prehistórica, lo que los científicos llaman el «nivel trófico» más alto. De hecho, su firma trófica es tan alta que deben haber comido otros depredadores y depredadores de depredadores en una red alimenticia complicada, dicen los investigadores.

«Las redes alimenticias del océano tienden a ser más largas que la cadena alimenticia de los animales terrestres hierba-ciervo-lobo, porque comienzas con organismos tan pequeños», dijo Kast, ahora en la Universidad de Cambridge, quien escribió la primera iteración de esta investigación como un capítulo de su tesis. «Para alcanzar los niveles tróficos que estamos midiendo en estos tiburones megadentados, no solo necesitamos agregar un nivel trófico, un depredador superior en la parte superior de la cadena alimentaria marina, necesitamos agregar varios en la parte superior de la escala de comida marina moderna».

Megalodon se ha estimado de manera conservadora en 15 metros de largo (50 pies), mientras que los grandes tiburones blancos modernos suelen alcanzar un máximo de cinco metros (15 pies).

Para llegar a sus conclusiones sobre la red alimentaria marina prehistórica, Kast, Sigman y sus colegas utilizaron una técnica novedosa para medir los isótopos de nitrógeno en los dientes de los tiburones. Los ecologistas saben desde hace mucho tiempo que cuanto más nitrógeno-15 tiene un organismo, mayor es su nivel trófico, pero los científicos nunca antes habían podido medir las pequeñas cantidades de nitrógeno conservadas en la capa de esmalte de los dientes de estos depredadores extintos.

«Tenemos una serie de dientes de tiburón de diferentes períodos de tiempo, y pudimos rastrear su nivel trófico en comparación con su tamaño», dijo Zixuan (Crystal) Rao, estudiante de posgrado en el grupo de investigación de Sigman y coautor del artículo actual. .

Una forma de introducir uno o dos niveles tróficos adicionales es el canibalismo, y varias líneas de evidencia apuntan a eso tanto en los tiburones megadentados como en otros depredadores marinos prehistóricos.

Sin una máquina del tiempo, no existe una manera fácil de recrear las cadenas alimenticias de criaturas extintas; muy pocos huesos han sobrevivido con marcas de dientes que dicen: «Me mordió un tiburón enorme».

Afortunadamente, Sigman y su equipo han pasado décadas desarrollando otros métodos, basados en el conocimiento de que los niveles de isótopos de nitrógeno en las células de una criatura revelan si se encuentra en la parte superior, media o inferior de una cadena alimenticia.

«Toda la dirección de mi equipo de investigación es buscar materia orgánica químicamente fresca, pero físicamente protegida, incluido el nitrógeno, en organismos del pasado geológico distante», dijo Sigman.

Algunas plantas, algas y otras especies en la parte inferior de la red alimentaria han dominado la habilidad de convertir el nitrógeno del aire o el agua en nitrógeno en sus tejidos. Los organismos que los comen luego incorporan ese nitrógeno en sus propios cuerpos y, lo que es más importante, excretan preferentemente (a veces a través de la orina) más del isótopo más ligero del nitrógeno, N-14, que su primo más pesado, N-15.

En otras palabras, el N-15 se acumula, en relación con el N-14, a medida que asciende en la cadena alimentaria.

Otros investigadores han utilizado este enfoque en criaturas del pasado reciente, los últimos 10-15 mil años, pero no ha quedado suficiente nitrógeno en animales más viejos para medir, hasta ahora.

¿Por qué? Los tejidos blandos como los músculos y la piel casi nunca se conservan. Para complicar las cosas, los tiburones no tienen huesos, sus esqueletos están hechos de cartílago.

Pero los tiburones tienen un boleto de oro en el registro fósil: dientes. Los dientes se conservan más fácilmente que los huesos porque están revestidos de esmalte, un material duro como una roca que es prácticamente inmune a la mayoría de las bacterias en descomposición.

«Los dientes están diseñados para ser química y físicamente resistentes para que puedan sobrevivir en el ambiente químicamente reactivo de la boca y romper los alimentos que pueden tener partes duras», explica Sigman.

Ciencia

Una tormenta de polvo desafía a la misión InSight en Marte

Published

on

By

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) – La misión InSight de la NASA en Marte, que se espera que finalice en un futuro cercano, ha experimentado una caída en la energía generada por sus paneles solares debido a una gran tormenta de polvo.

Observada por primera vez el 21 de septiembre de 2022 por el Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de la NASA, la tormenta se encuentra aproximadamente a 3.500 kilómetros de InSight, en el hemisferio sur marciano, e inicialmente tuvo poco impacto en el módulo de aterrizaje.

La misión monitorea cuidadosamente el nivel de potencia del módulo de aterrizaje, que ha ido disminuyendo constantemente a medida que se acumula polvo en sus paneles solares. Para el lunes 3 de octubre, la tormenta había crecido lo suficiente y levantaba tanto polvo que el espesor de la neblina de polvo en la atmósfera marciana había aumentado en casi un 40 % alrededor de InSight. Con menos luz solar llegando a los paneles del módulo de aterrizaje, su energía cayó de 425 vatios-hora por día marciano, o sol, a solo 275 vatios-hora por sol.

El sismómetro de InSight ha estado funcionando durante aproximadamente 24 horas cada dos días marcianos. Pero la caída de la energía solar no deja energía suficiente para cargar completamente las baterías cada sol. Al ritmo actual de descarga, el módulo de aterrizaje solo podría operar durante varias semanas. Entonces, para conservar energía, la misión apagará el sismómetro de InSight durante las próximas dos semanas.

«Estábamos en el último peldaño de nuestra escalera en lo que respecta al poder. Ahora estamos en la planta baja», dijo en un comunicado el gerente de proyecto de InSight, Chuck Scott, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. «Si podemos superar esto, podemos seguir operando hasta el invierno, pero me preocuparía la próxima tormenta que se avecina».

El equipo había estimado que la misión de InSight terminaría en algún momento entre fines de octubre de este año y enero de 2023, según las predicciones de cuánto reducirá el polvo en sus paneles solares su generación de energía. El módulo de aterrizaje ha superado hace mucho tiempo su misión principal y ahora está cerca del final de su misión extendida, realizando «ciencia adicional» midiendo los ‘martemotos’, que revelan detalles sobre el interior profundo del Planeta Rojo.

Hay señales de que esta gran tormenta regional ha alcanzado su punto máximo y ha entrado en su fase de descomposición: el instrumento Mars Climate Sounder de MRO, que mide el calentamiento causado por la luz solar que absorbe el polvo, ve que el crecimiento de la tormenta se está desacelerando. Y las nubes que levantan polvo observadas en las imágenes de la cámara Mars Color Imager del orbitador, que crea mapas globales diarios del Planeta Rojo y fue el primer instrumento para detectar la tormenta, no se están expandiendo tan rápido como antes.

Esta tormenta regional no es una sorpresa: es la tercera tormenta de este tipo que se ve este año. De hecho, las tormentas de polvo de Marte ocurren en todo momento del año marciano, aunque más de ellas, y más grandes, ocurren durante el otoño e invierno del norte, que está llegando a su fin.

Las tormentas de polvo de Marte no son tan violentas o dramáticas como las retrata Hollywood. Si bien los vientos pueden soplar hasta 97 kilómetros por hora, el aire marciano es lo suficientemente liviano como para tener solo una fracción de la fuerza de las tormentas en la Tierra. En su mayoría, las tormentas son desordenadas: arrojan polvo a la atmósfera, que vuelve a caer lentamente, a veces durante semanas.

En raras ocasiones, los científicos han visto cómo las tormentas de polvo se convertían en eventos de polvo que rodeaban el planeta y que cubrían casi todo Marte. Una de estas tormentas de polvo del tamaño de un planeta puso fin al rover Opportunity de la NASA con energía solar en 2018.

Debido a que funcionan con energía nuclear, los rover Curiosity y Perseverance de la NASA no tienen nada de qué preocuparse en términos de que una tormenta de polvo afecte su energía. Pero el helicóptero Ingenuity, que funciona con energía solar, ha notado el aumento general de la neblina de fondo.

Continue Reading

Ciencia

Cuatro nuevos tripulantes llegan a la ISS en una nave de Space X

Published

on

By

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) – La Dragon Endurance de Space X ha transportado para la NASA a la Estación Espacial Internacional a los astronautas Nicole Mann y Josh Cassada, el japonés Koichi Wakata y la cosmonauta rusa Anna Kikina.

Tras un vuelo de 30 horas desde cabo Cañaveral, la tripulación de la Crew 5 de Space X abrió la escotilla a las 22.49 UTC del jueves 6 de octubre uniéndose a la tripulación de la Expedición 68 de los astronautas de la NASA Bob Hines, Kjell Lindgren, Frank Rubio y Jessica Watkins, Samantha Cristoforetti de la ESA y los cosmonautas de Roscosmos Sergey Prokopyev y Dmitri Petelin.

Nicole Mann es la primera nativa americana en el espacio: miembro de una de las tribus indias de Round Valley en California.

La presencia de Kikina marca la primera vez que un cosmonauta ruso viaja a bordo de una nave espacial Dragon, y la primera desde Estados Unidos en 20 años. Desde que SpaceX comenzó a enviar tripulaciones a la ISS, la NASA y la corporación espacial estatal rusa Roscosmos han estado trabajando juntas en un acuerdo de intercambio de tripulación. Eso ha continuado pese al deterioro de las relaciones a raíz de la invasión rusa de Ucrania.

Está previsto que los astronautas de la misión Crew 4 regresen a la Tierra a finales de este mes en su propia cápsula Dragon, que ha estado conectada a la estación espacial desde su llegada.

Desde 2020, Space X transporta por contrato astronautas para la NASA hasta la Estación Espacial Internacional.

Continue Reading

Ciencia

Hubble desvela una explosión cósmica

Published

on

By

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) – Una capa de gas espeso y polvo rodea a una estrella joven y brillante a más de 9.000 años luz de distancia en la constelación de Tauro, en esta imagen del Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA.

Este objeto, que los astrónomos conocen como IRAS 05506+2414, puede ser un ejemplo de un evento explosivo causado por la interrupción de un sistema estelar joven y masivo, informa la NASA.

Los discos giratorios de material que rodean a una estrella joven generalmente se canalizan hacia salidas gemelas de gas y polvo de la estrella. Sin embargo, en el caso de IRAS 05506+2414, un chorro de material en forma de abanico que viaja a velocidades de hasta 350 kilómetros por segundo se está extendiendo desde el centro de esta imagen.

Los astrónomos recurrieron a la Wide Field Camera 3 del Hubble para medir la distancia a IRAS 05506+2414. Si bien es posible medir la velocidad del material que se aleja de la estrella, los astrónomos no pueden decir a que distancia de la Tierra está realmente la estrella con una sola observación. Para determinar la distancia de la estrella, midieron la distancia que recorre el flujo de salida entre imágenes sucesivas. De allí podrían inferir la distancia al IRAS 05506+2414.

Conocer su distancia permite a los astrónomos determinar cómo de brillante es la estrella y cuánta energía emite y, por lo tanto, estimar su masa, información vital para determinar el origen del flujo inusual de esta brillante estrella joven.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.